Errores a evitar al elegir tu ropa de cama.

Calidad y material, dos criterios para mirar de cerca.

En Este Artículo:

Ya sea que te guste, suave, sedoso, cálido o liviano, la ropa de cama juega al máximo con la calidad de tu sueño. Así que para elegirlo con los ojos cerrados, ¡sigue la guía!

Ropa de cama: no comprometer la calidad.

Algodón, franela, lino, percal, satén, sea cual sea su material favorito, tenga cuidado con la calidad de la tela. Primero, mirando su taza. Una sábana ajustada que no se ajustará bien al colchón y es el seguro para encontrarte con pliegues desagradables o, peor aún, una cama para rehacer en medio de la noche. Luego, disfrutando de su densidad. Cuanto mayor sea el número de hilos por cm², más apretado será el tejido. Una garantía de calidad, ya que el lienzo será a la vez suave y resistente.

No descuide la elección del material para su ropa de cama.

Materiales naturales El algodón sigue siendo el material más común para la ropa de cama. Y por una buena razón, es el más natural, pero también el más cómodo y el más "sólido". También es un material para ir a cualquier lugar, ya que se puede utilizar en verano e invierno. Más exclusivo, el algodón peinado ofrece una resistencia y suavidad excepcionales. Si quieres un baño de suavidad, adopta algodón satinado incomparable con tacto sedoso. Finalmente, cuando las temperaturas bajen afuera, ponte caliente debajo de las sábanas de franela. Un material suave a la perfección, como un plumón. No recomendado en verano o en habitaciones muy climatizadas. Finalmente, la ropa de cama debe ser adoptada por su toque agradable y su bienvenida frescura especialmente en verano, sin embargo, su mantenimiento es difícil y delicado. Materiales semisintéticos : con el policotón en la parte superior, que combina algodón y poliéster. Una mezcla feliz para el verano que también tiene la ventaja de ser más fácil de planchar que el algodón. Finalmente, la microfibra y su famoso toque de melocotón es una fibra sintética muy fina que proporciona mucha suavidad y ofrece un hermoso comportamiento a lo largo del tiempo.

Ropa de cama: no descuidar las etiquetas.

Mire de cerca las etiquetas cuando compre ropa de cama. Asegúrese de que el material elegido sea fácil de limpiar, que admita temperaturas de lavado de 60° C y que sea fácil de planchar.

No olvides el aspecto decorativo de tu ropa de cama.

La ropa de cama participa plenamente en la decoración de su habitación. Asegúrese de elegir colores de tela que coincidan con los de su dormitorio. Para evitar cansarte de tus adornos, apuesta por los tonos lisos con los que mezclas los colores. Con una carta de colores de este tipo, puede cambiar el estado de ánimo más fácilmente.

Vídeo: Evita estos errores a la hora de lavar la ropa

Comparte Con Tus Amigos:
Errores a evitar al elegir tu ropa de cama.
⇡ Arriba