Reposapiés y otomanos: ¿cómo elegir?

Con el reposapiés coordinado, estamos seguros de no estar equivocados.

En Este Artículo:

Si sufres regularmente de la espalda, es posible que se deba a tu manera de sentarte. Incluso cuando piensa en poner su espalda en su asiento para que se mantenga recto, no es fácil mantener esta posición durante todo el día. Para ayudarte, un reposapiés o una otomana pueden venir a relevarte. Al elevar las piernas con un reposapiés u otomano, su espalda es más natural para su espalda y, a medida que el peso de su cuerpo se distribuye mejor, lógicamente sufre menos. Además de reducir el estrés en la zona lumbar, el reposapiés o el puf mejorarán la circulación sanguínea aliviando la presión debajo del muslo. Si el reposapiés de oficina es el más efectivo en este caso, es menos estético que los propuestos para la sala de estar. Para respetar la armonía de su sala de estar, se puede optar por un reposapiés de la misma colección que su sofá, ya que cada vez más marcas ofrecen el reposapiés. Luego se asegura que la altura del reposapiés o el puf coincida con la del sofá. Si este no es el caso, entonces buscamos a alguien que esté en la misma sombra que su sofá y cuya altura sea suficiente para desempeñar su papel de relajación. También pensamos en el mantenimiento, ya que los muebles a menudo se solicitarán con los pies: es mejor en este caso optar por una tela removible o fácilmente lavable. Finalmente, compruebe que su reposapiés es perfectamente estable y se adhiere bien al suelo para una mejor comodidad.

Vídeo: Tapizar un taburete (Leroy Merlin)

Comparte Con Tus Amigos:
Reposapiés y otomanos: ¿cómo elegir?
⇡ Arriba